Son sustancias naturales que se encuentran en las plantas; son intensamente aromáticos, no grasos, volátiles y livianos. Volátiles quiere decir que se evaporan rápidamente; livianos, que no son densos, untuosos y pesados como los que usamos en la comida o para la lubricación de las máquinas. Son insolubles en agua y levemente solubles en vinagre. Se disuelven bien en alcohol, mezclan bien con grasas, ceras y aceites vegetales.


Las plantas elaboran los aceites esenciales con el fin de protegerse de las enfermedades, ahuyentar insectos depredadores, atraer insectos benéficos que producen la polinización y producir cambios hormonales.

Los aceites esenciales están presentes en distintas partes: en las flores como lavanda, jazmín, geranio y rosa; en todo el árbol como sucede con el eucalipto; en las hojas como citronella; en la madera como el sándalo, el cedro y la canela; en la raíz como el vetiver; en la recina que exudan como incienso y mirra; y en la cáscara de los frutos como el limón, la naranja y la toronja.

Se extraen, por lo general, por destilación al vapor aunque también por otras técnicas. Son muy concentrados, por lo que debemos siempre usarlos en pequeñas cantidades, es decir, muy pocas gotas.

Su composición química, como sucede con todas las sustancias naturales, es muy compleja, es decir, que tiene muchísimos componentes, de ahí que produzcan tan variados efectos sobre diversos órganos y funciones, y sobre nuestros estados de ánimo.

Los aceites esenciales son antisépticos, analgésicos, anti-inflamatorios, expectorantes, estimulantes, sedantes, etc.

Información extraida del Demo de Aromaterapia del Instituto de Terapias Naturales.

Lo último Facebook

fundacion corcovado neutralizando el cambio climático

EspañolEnglish

¿Quiere recibir en su correo info de nuestras ofertas y actividades?


Nombre:

Email:

Clics de vista de contenido : 422573

amigable con el ambienteproducto biodegradableno destruye la capa de ozonoempaque reciclable